Avatar: El acertijo de la jirafa
7 noviembre, 2013
Avatar: @Serx2010
13 noviembre, 2013

Bangon Filipinas!

Volun2rism: La Roja de Manila goes to work

Hoy os traigo una entrada diferente, poco relacionada con las redes sociales, el diseño gráfico y demás cosas de las que suelo hablar por aquí. Hoy os traigo una experiencia que tuve la inmensa suerte de vivir al otro lado del mundo.

Volun2rism: La Roja de Manila goes to work

Volun2rism: “La Roja de Manila goes to work”

Los que me conocéis sabéis que soy un enamorado del fútbol desde pequeño. Nunca se me ha dado bien por mucho que lo intentaba, era el típico delgadito que elegían el último cuando se hacían equipos en el recreo pero, con el paso del tiempo, mejoré hasta dar sólo una poquita de vergüenza ajena. Mi afición llega a tal punto de enfermedad que, cuando acepté la beca para trabajar en Filipinas, recuerdo que una de mis primeras preguntas fue si allí se jugaba al fútbol. De hecho, dos días después de llegar, siendo aún un jetlag con patas, conocí a un grupo de expatriados de todo el mundo (allí son más de baloncesto, pero los sudamericanos y europeos teníamos un mono de fútbol considerable) que jugaban cada lunes. El sitio era, cuanto menos, peculiar: Una calurosa pista de baloncesto con porterías de fútbol-sala, situada en el piso más alto de un rascacielos en pleno centro de Makati. Gracias a esas pachangas hice bastantes contactos en ese mundillo, hasta el punto de que tuve el honor de representar a nuestro país jugando con La Roja de Manila el día de la amistad Hispano-Filipina.

Un servidor, debutando con La Roja de Manila

Ese partido benéfico estuvo organizado por Fundación Santiago, una ONG filipina que, poco después, se puso de nuevo en contacto conmigo para una iniciativa genial. Si veis mi equipación, está impresa la palabra Volun2rism: Un programa que complementa trabajar de voluntario en la fundación con la oportunidad de visitar hermosos destinos filipinos, ayudando así a quien más lo necesitan mientras haces otra clase de turismo. En esa ocasión, pasé un fin de semana íncreíble: Como si de un campus o academia de verano se tratara, desarrollamos las habilidades futbolísticas de niños indigentes, hijos de agricultores y pescadores del área de Batangas. El primer día dividimos a los chavales en grupos, y estos rotaban en circuitos de entrenamiento que íbamos monitorizando mientras apuntábamos a nuestros favoritos para el día siguiente, donde les seleccionábamos y convertíamos en participantes de una improvisada Copa del Mundo. Aunque realmente hicimos mucho más que eso: Me fui de allí sintiendo que desarrollamos su autoestima, su sentido de trabajar en equipo y su disciplina. Y sobre todo, volví satisfecho porque ese fin de semana disfrutaron muchísimo, se sintieron ganadores y no sólo por ganar partidillos, sino porque sintieron que había gente allí que había venido de la otra parte del mundo a ayudarles a disfrutar por un día. En definitiva, volvieron a ser lo que son: niños. Y además de eso, mi equipo de seleccionados ganó, ¡por lo que la alegría fue doble!

Mis eternos campeones.

Y todo esto, ¿a qué viene? A que no me puedo quitar de la cabeza a mis campeones del mundo. La semana pasada Yolanda/Haiyán, el tifón más potente de los últimos 30 años, destrozó todo lo que encontraba mientras atravesaba la parte central de Filipinas con rachas de viento que alcanzaban los 315 km/h. Las noticias, aunque probablemente exageradas y no oficiales de momento, hablan de 12000 muertos y millones de casas destrozadas. Por eso, no puedo dejar de agradecer a Cruz Roja, a las ONGs y a esos héroes anónimos que se están volcando en ayudar a un país que, por muchas calamidades que sufra nunca pierde la esperanza ni la sonrisa. Ojalá aprendamos de ellos. Y ojalá que mis campeones sigan sonriendo, pase lo que pase, por muchos años.

Un castillo de arena en Boracay sobrevive al tifón Yolanda (Haiyan). A sandcastle in Boracay survives super storm Yolanda (Haiyan).

Un castillo de arena en Boracay se mantiene en pie tras el tifón Yolanda (Haiyan).
A sandcastle in Boracay survives super storm Yolanda (Haiyan).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *