Taipei (Taiwán)
7 febrero, 2014
Diseño corporativo: Tarjetas de visita
13 febrero, 2014

Pixelart

airospixel

Como todo buen hijo de los 80, crecí con el boom de los videojuegos. Aun conservo mi vieja NES en perfecto estado, incluso diría que funciona a día de hoy. Entre mis juegos favoritos estaba Nintendo World Cup: Iba de selecciones de fútbol donde unos personajes cabezones, además de meter goles a base de súper-tiros, podían hacer falta con total impunidad. Le tengo mucho cariño aunque ahora parezca demasiado simple:

España de azul, sacando el balón jugado contra un alemán derrotado en el área.

Desde siempre me ha fascinado la capacidad de los diseñadores que son capaces de hacer personajes bien diferenciados, simplemente cambiando dos o tres píxeles de sitio. De hecho, cuando hicimos nuestro videojuego conjunto, siempre admiré la pericia que tenía mi amigo Dani usando estos pequeños puntos de colores. Mis resultados, influenciados por su trabajo primigenio, jamás llegaron a tal magnificiencia:

Este era uno de los charaset (set de movimientos) que tenía mi personaje, el concreto el que hice yo. Era sencillo hacerlo gracias a una plantilla que teníamos. El verde de fondo acababa siendo transparente.

Este era uno de los charaset (set de movimientos) que tenía mi personaje, el concreto el que hice yo. Era sencillo hacerlo gracias a una plantilla que teníamos. El verde de fondo acababa siendo transparente dentro del videojuego.

Lo máximo que he logrado hacer con píxeles ha sido un pequeño homenaje a mi otro gran juego de la infancia: Maniac Mansion. Combinando la foto de perfil con la de portada, me hice a mi mismo en ese mundo tan loco creado por LucasArts hace casi 30 años:

Aunque ahora esté algo descuadrado cortesía de Zuckenberg (ya podría quedarse quietecito cambiando el diseño de FB), antes cuadraba perfectamente y todo era maravilloso.

Aunque ahora esté algo descuadrado cortesía de Zuckenberg (ya podría quedarse quietecito cambiando el diseño de FB), antes cuadraba perfectamente y todo era maravilloso.

Algún día, aprenderé a hacer más cositas de estas y tendré camisetas personalizadas con mis diseños. ¿Por qué no? ¡Soñar es gratis!

Super Mario Navideño

Super Mario Navideño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *