Webs amigas: El Palomitrón
2 julio, 2014
Vectores para diseño publicitario y corporativo
16 julio, 2014

La Roja de Manila – Día de la Amistad Hispano-Filipina

'España y Filipinas', un cuadro de Juan Luna.

'España y Filipinas', un cuadro de Juan Luna.

‘España y Filipinas’, un cuadro de Juan Luna.

El Día de la Amistad Hispano-Filipina o Día de la Amistad entre España y Filipinas celebra los fuertes vínculos entre la República de Filipinas y el Reino de España. Tiene lugar el 30 de junio, fecha en que el General Emilio Aguinaldo, Presidente de la Primera República Filipina en 1898, emitió una orden por la cual se decretaba que los últimos soldados españoles que se habían atrincherado en la iglesia del pueblo de Baler durante casi un año fueran tratados no como enemigos, sino como amigos, y que recibieran la asistencia necesaria para su retorno a España. Gracias a ese gesto, los últimos de Filipinas pudieron volver sanos y salvos a su patria después de perder una guerra que significó el fin de las colonias españolas a lo largo del mundo (siendo Cuba y Filipinas los últimos bastiones del Imperio Español que durante siglos dominó el mundo).

Las relaciones entre España y Filipinas han venido mejorando de manera ininterrumpida desde 1998. El 30 de junio de 2003 tuvo lugar la primera celebración del Día de la Amistad Hispano-Filipina en la localidad filipina de Baler (donde sucedió el hecho histórico del párrafo anterior), provincia de Aurora, con el senador Edgardo Angara como anfitrión. Desde entonces esta celebración ha venido adquiriendo cada vez mayor relevancia, al tiempo que ha ido creciendo en términos de cantidad de actividades y proyectos.

Diez años después, en 2013, una de las actividades que se realizaron para conmemorar esta fecha fue un partido de fútbol entre La Roja de Manila (formada por españoles expatriados residentes en Filipinas) y un equipo de fútbol filipino. El partido tuvo el patrocinio de Mapfre, y gracias a eso me enteré de su existencia (por aquel entonces estaba en Makati trabajando para La Cámara Española de Comercio en Filipinas). Como ya tenía contactos futbolísticos gracias a las pachangas que jugábamos cada lunes, no me resultó difícil entrar en la convocatoria, y finalmente formé parte de los elegidos que representarían a nuestro país. Fue un día inolvidable, tanto por el chaparrón que nos cayó horas antes del partido, como por la sensación de escuchar tu himno estando a decenas de miles de kilómetros de distancia de casa.

Entrenando, previo chaparrón que hizo peligrar mi debut con La Roja de Manila.

Pero lo mejor de todo vino meses después cuando, gracias a la participación en este partido, pude colaborar con Fundación Santiago y su programa Volunt2rism del que ya os hablé en esta otra entrada.

Volun2rism: La Roja de Manila goes to work

Volun2rism: La Roja de Manila goes to work

Ahora diréis… ¿Y esto a qué viene, un año después? Muy fácil: Primero porque siempre hace ilusión ver dónde estaba hace un año, y segundo porque el próximo día 14 La Roja de Manila volverá a los terrenos de juego. Yo no podré estar ahí, pero he aportado mi granito de arena diseñando el cartel promocional del evento. Un cartel colorido, acorde al Mundial de fútbol que se está jugando en Brasil, y con los tonos característicos de ambos países. ¿Os gusta?

Roja Manila

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *