Diseño de logotipo para el smial “La Ciénaga de los Muertos”
6 julio, 2016
Diseño web: S.T.O.I. Jerez
20 julio, 2016

Bilbo

Como ya comenté en alguna que otra ocasión, en este apartado de mi web también habrá un lugar para mis aficiones, y una de ellas es… Mi perro. Os presento a Bilbo, mi mejor amigo, mi primogénito negro.

12938242_10153376962566059_3261688970342325057_n[1]Una de las cosas que marcan la diferencia a la hora de emanciparse es poder elegir entre tener una mascota en casa o no. Y en mi caso, que siempre he querido tener un perrito, tardé muy pocos meses en tomar esa decisión.

Bilbo es un perro adoptado. Su padre era un labrador que vive en un campo en Paterna, y su madre es un cruce mitad labrador y mitad mastín, de ahí la apariencia espigada de mi pequeño peludo, más alto que un labrador puro. Formaba parte de una camada de casi 20 hermanos (el papi de Bilbo montó a tres hembras) y los dueños del campo no podían hacer frente a tal cantidad de cachorros. Recordemos que el labrador es una raza grande, cuyo peso suele oscilar entre los 25 y 35 kilos, por lo que tomaron la decisión de publicar en Facebook que regalaban cachorros a todo aquel que pudiese y quisiese hacerse cargo. Y eso hicimos.

Algo más de un año después, Bilbo nos ha cambiado la vida. Vivimos algo condicionados, ya que no podemos dejar nada a su alcance, no pasamos más de ocho horas sin dejarle solo en casa, y conlleva un gasto y una responsabilidad bastante grandes. Pero, en contraposición, nuestra mascota nos deja muestras de cariño incondicional (cuando quiere, claro) y nos recibe con una alegría que es imposible de explicar si nunca has tenido un perro en casa.

2016-07-03 22.37.18En los últimos meses, además, se ha convertido en mi compañero running. A mi me sirve para mejorar mi lamentable estado de forma, y a él para convertirse en una alfombra de más de 30 kilos vencida por el cansancio… durante media hora, que es lo que tarda en volver a la carga.

No puedo dejar pasar la oportunidad de terminar este post con un consejo: Si estás pensando en adquirir un perro, antes de comprar, piensa en los beneficios que tiene adoptar una mascota. Estás dando la oportunidad a un amigo que puede que no sea de raza pura, pero que va a resultar igual o mejor compañero. ¡Adopta antes de comprar! Y, sobre todo, recuerda que un perro no es un juguete, necesita cuidados, tiempo y dinero. Si no cumples estos requisitos, búscate una tortuga. Si los cumples, te darás cuenta como sin darte cuenta tu familia contará con un miembro más, con la única pega de que no viven para siempre.

Hasta aquí mi homenaje a mi dolor de cabeza favorito. ¡Nos vemos la semana que viene!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.